Creando enigmas y rompecabezas para las partidas de rol: ¡Códigos secretos!

Los códigos secretos forman parte de nuestra vida desde tiempos remotos. Cuando en un libro de aventuras narran que el protagonista se topa con un mensaje cifrado, ya comenzamos a sentir la emoción y tensión de descubrir que esconde el código. Aparte de formar parte de cientos y cientos de libros y de algunos juegos de escape room, los códigos secretos también forman parte de la historia. Han sido usado en guerras y enfrentamientos militares, para ocultar la información al enemigo e incluso, han servido para ocultar bellas historias de amor, en épocas dónde el amar libremente estaba prohibido. Y ya que el rol debe ser divertido y animado, como la vida misma, hoy vamos a hablar de como podemos introducir los códigos secretos en nuestras partidas, creando los nuestros o recurriendo a algunos de los más clásicos.

Creando nuestro propio código secreto:

  • Principalmente, un código secreto se compone de una serie de letras (o números) que han sido sustituidos mediante el uso de un codificador por un número igual de letras, números, palabras u otro tipo de signos. Para descodificarlo, necesitaremos un decodificador (que puede ser el mismo codificador) y sobre todo, paciencia, si el código es muy largo.
  • En resumen: si queremos hacer algo sencillo, únicamente necesitaremos una tabla dónde tengamos el símbolo original y el símbolo codificado. Hay muchos tipos de codificadores y decodificadores, pero el de tabla es el más adecuado para el uso que le vamos a dar.
  • Vamos a poner un ejemplo: imaginad que quiero codificar el nombre de una calle (por ejemplo, Calle de Balmes). Y vamos a hacer la codificación, usando el código del alfabeto (sustituir cada letra por el número de posición que ocupa en el alfabeto). El resultado: Calle de 2-1-12-13-5-20. Para que sea más fácil para los peques, añadiremos una tabla con cada número y su correspondencia con la letra del alfabeto. Según la edad que tengan, podéis complicar o simplificar los códigos. Por ejemplo, para los más peques de la casa, podemos sustituir solamente las vocales y para los que ya son más grandes, podemos hacer que el código sea totalmente aleatorio y que la equivalencia sea aleatoria, como A=21 o B=7.
Imagen (6)
Las notas musicales también pueden servir para esconder mensajes.
  • No hace falta que usemos números o letras para codificar. También podemos usar iconos o pequeños dibujos para hacerlo. Por ejemplo, podemos usar los elementos químicos, para escribir los nombres de algunos huesos. (Véase el ejemplo que pongo aquí abajo). Las letras han sido substituidas por elementos químicos. En otra ocasión, fueron las vocales las que fueron sustituidas por manchas de colores. Incluso podemos inventarnos nuestro propio sistema de codificación, dibujando pequeños dibujos o como hemos hecho esta tarde en la partida de Bastral para Buscaduendes, usar símbolos rúnicos.
  • Consejo para principiantes: revisad bien las equivalencias y antes de prepararlo bonito, haced tres o cuatro comprobaciones en papel reciclado o en una pizarra blanca, para evitar errores o fallos. No sería la primera vez que tengo que repetir algún rompecabezas por hacerlo a las bravas. Tampoco es necesario que hagáis todo el alfabeto codificado (eso queda a elección del director de juego), pero será más complicado para los pequeños, cuanta más letras tengan dónde mirar.

Recurriendo a los códigos clásicos:

  • El cifrado francmasón: uno de los más conocidos, que data de alrededor del 1700. Ese sistema de encriptado se lo pondrá realmente difícil a los pequeños. El uso de rayas horizontales y verticales, aparte de las diagonales y su sistema de puntos, para diferenciar algunas letras, lo hacen un autentico rompecabezas en mensajes largos, pero es muy divertido para mensajes cortos. De similar aspecto es su versión numérica, usando la cuadrícula de las nueve primeras letras (A-I).
1024px-pigpen_cipher_key-svg
Código francmasón o código Pigpen
  • El mensaje reflejado: este sistema funciona bien, siempre y cuando obviemos la Ñ. Fue diseñado para usarlo con la lengua inglesa y se trata de un método sencillo: dividiendo el alfabeto en dos líneas, escribimos las primeras trece letras en la línea superior y las tres restantes en la línea inferior, dejando emparejadas la letra superior con la inferior. El sistema funciona de manera muy sencilla: en vez de escribir la letra que tocaría, escribimos la que queda por encima o por debajo. Por ejemplo, para escribir ¡HOLA!, escribiríamos ¡UBYN! y para decir ¡ADIÓS!, pondríamos: ¡NQVBF!
  • Código morse: otro de los más conocidos, aunque su uso no es precisamente de los más sencillos. Este sistema usado en los telégrafos, también sirve de fuente de inspiración para los códigos secretos en los juegos de mesa y de rol. Los mensajes se escriben con rayas y puntos y con el decodificador, podemos ir descubriendo que esconden esos símbolos. Cuidado con aplicarlo en los rompecabezas, pues hay que dejar bien marcado los espaciados para no inducir a error.
international_morse_code
Código morse internacional
  • Otros códigos a utilizar: jeroglíficos, código naval de banderas,… Hay un sinfín de códigos, pero aquí os pongo los tres más simples que podéis hacer en casa, en un periquete.

 

Os dejo aquí unos enlaces, con algunas webs de interés, que os harán un poco más fáciles, las tareas de preparar estos retos para los peques:

Traductor morse: una web muy sencilla dónde introduciendo nuestro texto, nos lo convierte en pocos segundos al lenguaje morse. Sólo hay que cortar y pegar en un editor de textos para hacerlo bonito o dibujarlo en un pedazo de cartulina y ya estará listo para la partida.

Cryptii: en esta web, podemos crear de forma rápida, un código francmasón (o pigpen) con solo introducir las palabras que queramos codificar. Eso sí, esta web no permite copiar el código directamente, pero os ahorra mucho tiempo a la hora de escribirlo a mano y luego pasarlo a limpio.

Código alfabético inverso (The problem site): en esta web, encontraréis varios sistemas de encriptado/desencriptado que os facilitaran la vida, para poder hacerlo rápidamente, si no tenéis mucho tiempo para preparar partidas. El enlace lleva directamente al modo del código alfabético inverso (A=Z, B=Y, C=X…), pero hay otros códigos, como morse o código binario.

Teclado de jeroglíficos: en esta sencilla web, nos aparecerá un teclado dónde podremos escribir aquellas palabras que queramos encriptar con los jeroglíficos egipcios, de manera rápida y sencilla. Permite enviar el resultado por e-mail para poder imprimirlo.

Traductor del código de banderas navales: y por último, esta genial web dónde encontraremos un montón de sistemas de encriptación, aparte de este encriptador/desencriptador automatizado de códigos realizados con banderas navales.

Espero que os sirva para crear muchos retos o juegos, para las tardes lluviosas o para aquellos días que os apetezca estar con los peques, jugando juntos.

 

4 comentarios sobre “Creando enigmas y rompecabezas para las partidas de rol: ¡Códigos secretos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s