Problemas comunes en la creación de aventuras

Ya volvemos a la carga desde el blog del Detective Papaya, con esta entrada que llevaba tiempo aparcada en mi libreta de anotaciones. Y creo que hoy es el momento, en estas semanas que estaré de vacaciones roleras, para hablar sobre este asunto, que muchos papás y mamás interesados en el mundo del rol para peques, me han preguntado. La verdad, crear una partida desde cero no es cosa fácil. Pero siempre podemos buscar inspiraciones, como ya he comentado anteriormente en el blog. Pero a pesar de los consejos que tanto las publicaciones como los blogs os ofrecemos, hay una serie de problemas comunes que tienen fácil solución, si sabemos detectarlos nada más aparecen. Por tanto, vamos a la carga:

¿Es la partida adecuada para la edad de mi peque?

Comenzamos con la primera de todas, la que más veces escucho en las sesiones que hago en Barcelona y cercanías. Ante todo, calma. La edad es sólo un número y no debemos ser rígidos con las limitaciones de edad que los productos lúdicos nos ofrecen. Cada uno sabe qué tipo de actividades, acciones o juegos son adecuados para el pequeño. Cuando redactamos una aventura para infancia, debemos tener en cuenta cuál será el mínimo necesario para que los pequeños puedan entenderla y desenvolverse sin problemas. Tenemos que recurrir a acciones, elementos y localizaciones que el pequeño pueda reconocer de primera mano y sobre todo, reforzar dicha información con elementos visuales o que se puedan palpar. Por tanto, a la hora de confeccionar nuestra aventura, tenemos que tener claro que debe ser como los trajes de comunión: a medida.

¿Cómo cierro la partida? La aventura me ha quedado genial, pero no soy capaz de encontrar un cierre.

Cuidado, pues este tema es bastante peliagudo. Antes de ponernos a redactar el Quijote, debemos tener un esquema claro de la partida. Lo más simple: tomar papel y bolígrafo y diseñar los pilares de la aventura: localización, elementos principales, enemigos… Unidades sueltas, sin tener en cuenta tramas y subtramas. ¿Qué objetivo tienen los aventureros? ¿Qué debemos encontrar? ¿Qué tipo de monstruo encontraran? Cuando ya tenemos todos los elementos base, nos lanzamos a por rellenar y decorar la aventura. Ofrecer un gran final a una aventura, comienza por ofrecer una gran estructura a la misma. Si lo hacemos de otra manera, podemos llegar a un punto dónde no encontremos manera de resolver la aventura sin complicarla demasiado.

¿Qué sucede si no soy capaz de encarrilar la acción?

Siempre recomiendo que las partidas con los más peques de la casa, sean aventuras encarriladas, es decir, que la acción esté bastante controlada y qué no haya mucha opción a posibles desvíos o giros de la trama. ¿Hasta qué punto es cierto? Pues hasta cierto punto. Aquí entra un nuevo factor en juego: experiencia. Cuando uno lleva años dirigiendo sistemas de rol (adultos o pequeños), sabe hasta dónde tiene capacidad de improvisación. Pero, cuidado, los peques suelen tener ideas muy alocadas y no deben pillaros con las defensas bajas. Lo mejor es hacer una historia encarrilada, con cierta sensación de decisión y estar alerta ante posibles ideas buenas. Si las podéis aplicar, hacedlo. Si no, guardarlas para próximas partidas. Daréis una grata sorpresa a los pequeños.

Lo mío no es la escritura y creo que el pequeño se aburrirá

Mal, mal, mal. Es el típico comentario que no acabo de creerme, pero que me encuentro con cierta asiduidad. No hace falta ser Le Carré o Pratchett para escribir una aventura de rol. Lo único que hay que tener son ganas de hacerlo. Preparad una partida es algo que requiere tiempo, pero también requiere motivación y ganas. Siguiendo los consejos de los manuales y de los blogs, hay suficientes recursos para poder elaborar buenas aventuras. Y si no, siempre puedes utilizar material creado, ya sea con modificaciones o sin ellas.

Espero que estos consejos os sirvan de ayuda. Ahora, con el teclado recién estrenado, volveré a la carga en el blog. Esta noche, subiremos otra aventura de PDM, para que la ausencia del Detective Papaya, no sea tan angustiosa. ¿Qué tal si os cuento un secreto a voces?

Un comentario sobre “Problemas comunes en la creación de aventuras

  1. Hola David,
    He estado el día de hoy en la jornada de aprendizaje sobre gamificación. Muchísimas gracias por compartir la experiencia junto a Óscar de Paula, yo también soy fan del detective Papaya desde hoy. Entre tod@s abrimos el camino de aprendizaje que han de vivir l@s niñ@s.
    Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s