El caso del shhhh… (un caso silencioso) – Capítulo 8

La carpeta MDR fue dipositada sobre la mesa, enfrente del señor Foucault. En ella, un legajo de papel amarillento. Parecían antiguos periódicos de la zona. Recolocándose las gafas, comenzó a rebuscar entre aquellos documentos, el texto adecuado. Sacó tres al final, pero dudaba entre cuál de aquellos tres era el cierto. Los tres hablaban de la gran hazaña de su antepasado, con la ayuda del famoso detective Tiramisú, pero con un simple vistazo, los detectives detectaron que dos de aquellos periódicos eran burdas imitaciones y que no podían ser reales. ¿Cómo lo supieron?

¿Cuál de los tres es el documento verdadero? Vigila con los detalles.

Tras descartar los dos periódicos falsos, comenzaron a leer el artículo:
“Gran hazaña local: El misterio de la marquesa de Sinestesia”

VillalejanaSeptiembre de 1899
La tranquilidad ha regresado a los aposentos de la Marquesa de Sinestesia, tras haber sufrido un percance, del cual, no ha trasgredido información. Según narran nuestros confidentes, la señora marquesa podría haber sido víctima de una criatura monstruosa, semejante a un cíclope, pero de pequeño tamaño. Los dos héroes de esta hazaña son dos afuerinos, residentes en Las Afueras. El señor Helidoro Foucault, maestro relojero con taller en la Calle de la Cerámica y Erico Tiramisú, un joven de ascendencia italiana y actual representante de la Agencia de Detectives de Monstruos. Se desconoce el sistema de captura, pero según nuestros confidentes, parecía una pequeña caja con forma hexagonal y un extraño agujero en el centro.

– ¿Una caja con forma hexagonal y un agujero en el centro? No tengo ninguna referencia de este tipo de herramienta en mis manuales. – Dijo el Detective Papaya. – ¿Es lo que está buscando en el almacén, señor Foucault?
– Efectivamente. Pero tengo demasiados trastos por aquí. ¿Ya saben ustedes diferenciar un hexágono de un eneágono? – Preguntó el relojero.
– Pues claro. ¡Póngame a prueba!

¿Sabes cómo se llaman estos polígonos? Si no lo sabes, hay una pequeña pista para qué los aprendas.

La secretaría Mermelada, escuchaba en silencio las explicaciones del señor Foucault, cuando exclamó:
– Creo que ya sé qué monstruo me está amargando el día. Lucio, no nos hace falta el invento. Creo que con las herramientas de la Agencia nos apañaremos. Señor Foucault, si encuentra su invento, avísenos. Mientras tanto, intentaremos capturarlo con nuestras herramientas.

¿Cómo es posible que la secretaría Mermelada, conozca ya la identidad del monstruo? Busca en el texto, la pista definitiva para conocer qué monstruo está molestando a la secretaría Mermelada.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s