El caso del shhhh… (un caso silencioso) – Capítulo 11

Tras varios intentos por intentar completar la pieza, el detective Papaya, la secretaría Mermelada y el señor Foucault, finalizaron el proyecto, materializándose ante ellos, aquel invento que había traído la paz al castillo de la señora marquesa de Sinestesia, un siglo atrás. Agarrando aquel invento y mirándolo por todos lados, se preguntaron: ¿Y esto cómo funcionará? No tenía ningún botón visible, ni tampoco una pantalla digital o unas instrucciones en el boceto. Simplemente era un receptáculo hexagonal, con un agujero en medio. Pero el señor Foucault, sonreía:
– Es una especie de nido silencioso. Aísla los ruidos del exterior y así, el monstruo puede descansar en paz. Probémoslo con vuestro Monstruo del Despertador.

Fueron rumbo a la casa de la secretaría Mermelada, en Las Afueras. El monstruo descansaba en un lugar apartado de la casa, pero aún así, el ruido de los pocos coches que transitaban aquella tranquila calle, le molestaban:
– Les he pedido silencio en varios idiomas y no me han hecho caso. Mirad…

Busca como se dice “Silencio” en algunos de los idiomas hablados en Europa, como el francés, inglés, italiano, noruego, finés, euskera, maltés…

El Monstruo del Despertador miraba con su único ojo al extraño artefacto que el detective Papaya llevaba entre manos. No parecía un Frasco de cristal, pero cuando el detective que vestía de verde aparecía con algo así, era para capturarle. Empezó a temblar y se escondió entre las piernas de la secretaría Mermelada:
– ¿No me irá usted a capturar, no? ¡Qué yo solo quiero que se me quite el dolor de cabeza!
– No, no. Esto es un invento de un antepasado del señor Foucault, que es un señor que se dedica al mundo de la relojería. – El ojo del monstruo se abrió al escuchar las palabras del detective Papaya.- Un antiguo monstruo, como tú, también tuvo los mismos problemas con su cabecita y se le solucionaron con este invento, que es un nido silencioso para monstruos. ¿Quieres probarlo?
– Si, si, si… ¿Pero…? ¿Seguro que no es una trampa?
– Seguro. Palabra de detective.

El monstruo se acercó lentamente al detective Papaya, que se había agachado para dejar aquel objeto hexagonal, en el suelo. El Monstruo se subió y entró por el agujero y se acomodó en su interior. A los pocos segundos, los primeros ronquidos llegaron a los oídos de los detectives. Entornaron la puerta y se fueron para la cocina. El detective Papaya, que no estaba muy confiado de tener ya la solución al conflicto, se acercó a la puerta y observó atentamente la escena.

Resuelve el rompecabezas en línea o imprime esta imagen y recortarla a tu gusto, para generar tu propio rompecabezas.

¡Shhhh! El Monstruo del Despertador está descansando en su nuevo “Nido silencioso”

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s