L.C.D.P: Ciencia-ficción en las Starracowars Unlimited… (o como acabar exhausto por unas malas tiradas)

Piña Colada, posando con el nuevo despacho del detective Papaya (con una máquina de escribir moderna…)

Por fin, ha llegado el día de compartir con todos vosotros, seguidores de este humilde detective sus locas peripecias en estas jornadas que se celebraron el pasado fin de semana en Tarragona, dónde la ciencia-ficción fue la principal protagonista, el Starracowars Unlimited. Rodeado de grandes referencias a Star Trek, Star Wars, Stargate, V… tuvimos dos días de partidas, sorteos roleros y más de una anécdota para compartir. Todo esto fue gracias posible, a las entidades organizadoras del evento (a destacar Iván de Tangerin Works), a ALC Stronghold, que estuvieron dando el callo en la sala Isis, durante todo el fin de semana y a Nosolorol, que nos apoyó donando material para sorteos tanto a mi, como a la asociación benefica Star Props. Fueron unas grandes jornadas, dónde pudimos compartir el nuevo despacho del detective Papaya, con nuevos objetos elaborados por nuestro querido Piña Colada (Javi). Poneos los cinturones, que arrancamos.

El detective Jibanyan con la nueva Detectilinterna que se ha currado Piña Colada

El placer de llamarse Piña Colada/Papaya

Cuando algo se tuerce, no hay quién lo enderece. Y eso fue lo que pasó el viernes por el mediodía. Con todo preparado para irnos a las jornadas, la impresora de casa dejó de imprimir por falta de tinta. Eran las tres menos veinte del mediodía. La tienda de informática no abría hasta las cinco y en el Media Markt no tenían cartuchos de los que yo necesitaba. Me tocó esperar durante dos horas hasta poder comprar el maldito cartucho e imprimir lo necesario para la actividad (logotipos, car-teleria, partidas…). Saliendo dos horas y media más tarde de lo previsto, tuve que renunciar al montaje del espacio hasta el sábado por la mañana, con lo que aquello conllevaba: prisas, más prisas y muchísimas más prisas. Pero por suerte, los compañeros y compañeras de ALC Stronghold, me dieron una mano y pude completar el montaje a tiempo. El espacio situado en la planta 0 del Palau de Congressos de Tarragona era una delicia. Un edificio metido en mitad de la roca, con un gran ventanal y una compañía espectacular. Compartí espacio con @createcosplaybcn (buscarla en Instagram, que es espectacular), que hizo unos talleres de Star Wars impresionantes (y gratuitos).

Partida del sábado: El caso del astrónomo

Durante el sábado y el domingo, tuvimos partidas de todo tipo: partidas con muchísimas pifias, partidas donde todo salía bien… incluso rescatamos una vieja partida del detective Papaya, para nuestro detective semper fidelis, el detective Jibanyan que se lo pasó pipa durante los dos días del evento. Tuvimos la oportunidad de conocer nuevos detectives novatos, además de recibir visitas de algunos seguidores del blog. La verdad, fue una experiencia mágica y que esperamos volver a repetir, el próximo año.

Partida del domingo: El caso del coleccionista de polvo

Pero siempre hay cosas que contar y vamos a por la primera de ellas: ¿es normal que la gente nos mire raro, cuando un peque a grito pelado nos llama “Papayaaaaaaaaaaaaaaa” o “¿Qué quieres beber, Piña Coladaaaaaaaaaaaaa?“? Pues no, no es raro. Creo que al final se acostumbró la gente a ver que a mi se me dirigían como Papaya y a Javi, como Piña Colada. Además, descubrimos que se nos da muy bien eso de ser un punto de información, pues todo el mundo venía a preguntarnos cosas. El año que viene me vestiré de recepcionista, palabra.

Recordando “El caso del barril que estornudaba” para el detective Jibanyan y la detective Puceta

¿Quién es capaz de decirle no a un peque?

Si algo han tenido estas partidas han sido las locuras que hemos cometido. Durante los dos días, hemos tenido momentos muy delirantes, que han pasado a la historia gracias a los vídeos de Papa Pelusilla (otra cosa es que yo los comparta… cosa que no sucederá). ¿Qué los jugadores cometen una pifia? Pues se baila. ¿Qué cometen una segunda pifia? Pues se vuelve a bailar. ¿Qué cometen una tercera? Pues se baila como si no hubiera un mañana. ¿Qué el propio Papaya saca doble pifia? Pues se levanta uno de la mesa y se pone a bailar alrededor de ella. Pero en un rincón, Piña Colada estaba hablando con un papá y ante los gritos de los detectives novatos de “¡Eh! ¡Qué ha salido otro uno!”, ¿sabéis lo que hizo? ¡Se puso a bailar! Y luego volvió a hablar con el papá, con absoluta normalidad.

Piña Colada y Jibanyan más perdidos que la aguja del pajar, en la actividad de realidad virtual

El domingo, en la pausa entre partidas, decidimos dar una vuelta por el recinto. El detective Jibanyan esperaba para probar el RV (mejor dicho, volver a probar el RV) y se lo ofreció a Piña Colada. Se lo pasaron bomba intentando romper piñatas (con churros de piscina de foam) y algún que otro golpe se llevó. Y claro, luego quiso hacer un poco de softcombat y me miró a mi… y yo no supe decir que no. ¡Pedazo de estocadas y golpes que recibí del pequeño detective! Nos reímos lo que no está escrito, eso sí, a las seis de la tarde me faltaban las pilas para acabar el día.

¡Touché! ¿O se decía “Gosset”?

Un amor de persona: Anam

En este último párrafo quiero hablar de nuestra compañera de fatigas durante estos dos días. Anam fue la responsable de los talleres que teníamos al lado, que tuvieron un éxito brutal. Irlandesa, solamente hablaba inglés y chapurreaba castellano y catalán. Pero cogimos mucha confianza y amistad, sobre todo el último día. Al acabar la última partida, se fue al bar a buscar un poco de leche, para una de sus monitoras que sufría por culpa de unos fideos picantes. Apareció cargada de croissants y donuts de chocolate para todos. Se sentó en la mesa y nos dijo: “¡A comed! ¡Now!“. Me regaló un tentáculo que llevo en el bolsillo de la camisa desde el pasado domingo y me dio mucha pena tener que recoger. Jibanyan y su mamá, hicieron un bonito Baby Yoda y Piña Colada, un Porg que quita el hipo. Y lo mejor de todo, fueron los libros en formato digital y dos en formato físico, que sorteamos entre los asistentes a la actividad.

El sorteo del sábado con el juego del “Frasco de cristal” y los dados. ¡Hubo muchos intentos, pero solo un ganador!

El domingo por la noche, tenía tanto cansancio que apenas podía abrir los ojos. Pero estaba feliz. Contento de haber compartido más experiencias de rol con nuevos peques y familias. Y por fin, las cuatro provincias de Catalunya habían sido visitadas por el detective Papaya. ¿Será este el año que visitemos alguna otra región de España? Esperemos que sí.

Por último, dar gracias a Rol en Familia y a La Nave del Bebé, por pasar a saludar y a disfrutar del rol con vuestros peques.

¡Qué los éxitos os acompañen!

Posando con los compañeros de Star Props. Y si, en esta imagen aparece el hermano del detective Papaya. (El primero por la izquierda).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s