El caso del shhhh… (un caso silencioso) – Capítulo 1

En Las Afueras, Agnés Mermelada, más conocida como la secretaría Mermelada, dormía plácidamente, mientras su carolina, de nombre Jalea, reposaba en su jaula junto a la ventana (veáse “El caso de la carolina”). Una noche en calma, con la luna llena sobre sus cabezas y el lejano ruido de la ciudad…

Sonó un teléfono. La señorita Mermelada abrió los ojos, todavía pegajosos de una persona que unos segundos antes estaba durmiendo plácidamente. Cuando atinó a descolgar, la voz de un preocupado detective Papaya, sonó al otro lado del aparato:
– ¿Agnés? ¿Estás bien?
– Pues claro que estoy bien. ¿Qué haces llamándome tan pronto?
– ¿Cómo qué pronto? – Preguntó preocupado el detective Papaya. – ¡Son casi las once de la mañana! Los de la Agencia estábamos preocupados.
– ¡Madre mía! Ahora salgo corriendo para allí. Me he quedado dormida y no me he enterado de la alarma del despertador.

Saltó de la cama y se preparó rápidamente para llegar al trabajo: duchó las tostadas, metió las naranjas en la tostadora, exprimió los calcetines y se colocó el gorro de ducha en los pies. Pero, ¿qué estaba haciendo? Recuperando la compostura, se sentó en el sofá e intentó poner las cosas en orden.

Creo que la secretaría Mermelada necesita ayuda para aclararse en su día a día. ¿Dónde tiene que hacer cada una de estas acciones? ¿En la cocina o en el cuarto de baño?

Eran las once y media pasadas, cuando la secretaría Mermelada, cruzaba las puertas de la Agencia. Los detectives Tiramisú, Piña Colada y Papaya, la miraban extrañados. Era la primera vez que llegaba tarde a su trabajo y la cara de preocupación que mostraban, no era para menos:
– Creo que no estás muy centrada. – Afirmó la detective Tiramisú.
– ¿Por qué lo dices? – Preguntó extrañada, la secretaría Mermelada.
– Llevas el gorro de ducha todavía puesto en la cabeza. – Dijo entre risillas el detective Piña Colada. – ¿Estás bien?
– Sí, simplemente no estoy acostumbrada a llegar tarde. He empezado el día con mal pie. ¿Necesitáis algo de mí? Quiero ponerme al día con el trabajo de la Agencia.
– No, tranquila. Al contrario, si podemos ayudarte en algo. – Afirmó el detective Papaya.
– Si me podéis conseguir un café con leche, os estaré eternamente agradecida.

Nadie nos explicó que fuera tan difícil conseguir un café. ¿Lo conseguiréis?

Las horas pasaron y la secretaría Mermelada fue olvidando lentamente lo que le había pasado aquella mañana. El trabajo de la Agencia ya estaba al día y todo parecía recuperar la normalidad. Miró al reloj. Todavía faltaban treinta minutos para las cuatro de la tarde. Quedaban dos horas más de trabajo. El silencio en la Agencia era absoluto. El teléfono hacía un par de horas que había dejado de sonar y no había rastro de los detectives:
– Estarán redactando informes en sus despachos. Han sido unas semanas muy movidas.

Pero al pasar media hora más, sin llamadas, sin faxes ni detectives asomándose por la recepción, decidió dar una vuelta por el edificio. Los despachos estaban vacíos. El aula, el laboratorio, la biblioteca, la planta subterránea… todo estaba vacío. Miró el reloj. Las cuatro de la tarde. ¿Adónde habían ido? Volvió a mirar el reloj. Algo extraño notó en él.

Fotografía en blanco y negro del reloj de la secretaría Mermelada. ¿Qué hay de raro en él? ¿Qué hora es en realidad?

Decidió ponerle fin a la jornada laboral. Su día había empezado con mal pie y no parecía mejorar, pese a la buena intención de sus compañeros. ¿Cómo no se había dado cuenta de que ya era tan tarde? Lo que necesitaba era llegar a casa y darse una buena ducha, descansar y meterse en la cama. Mañana iba a ser otro día. Preparó la ropa para el día siguiente y activó la alarma, a las siete de la mañana. Le dio las buenas noches a Jalea y se tumbó entre las sábanas. Cerca de la puerta de su habitación, alguien mandó silencio.

Continuará… Shhhhhhh…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s